ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Actualidad
  • Artículo
  • Actualidad - Situación de Sudán

    ¿Cuál es el futuro de Darfur?

    DV, Darfur Visible ACNUR Euskal Batzordea / Darfur y el mundo / 22.12.2009
    200912222012belen-carpa-magallon.jpg
    Imagen de Darfur. Foto: www.franciscomagallon.com

    Mientras la situación humanitaria y de seguridad de las personas de Darfur, tanto en el territorio como en los países que los acoge como refugiados, la resolución del conflicto de Darfur es una incógnita ante el panorama político nacional que se concentra en las elecciones nacionales de 2010 y el referéndum de autodeterminación de 2011 del Sur.

    Sudán se encuentra a las puertas de las elecciones nacionales en abril 2010, a las que seguirá un referéndum de autodeterminación de Sudán Sur  en 2011. Según los analistas, la forma en la que la comunidad internacional participe en este proceso de pacificación definido en el Acuerdo de Paz Global (CPA) de Sudán, será determinante para construir una paz justa y duradera en todo el territorio, incluido Darfur.
    El actual Presidente sudanés, Omar al-Bashir, quien pretende renovar su mandato, es hasta el momento el único candidato confirmado.
    Por otra parte, la situación política de la región alimenta una crisis candente con peligro de incendio. Las personas refugiadas que huyen del conflicto, terminan instalándose en países que también se encuentran en situaciones violentas.  Voces de ONG recogidas por la agencia AFP denuncian que la misión de paz de la ONU en Chad y República Centroafricana, MINURCAT creada en septiembre de 2007, no cuentan con personal ni equipamiento suficientes y que apenas se las ve en las calles. Sólo se han desplegado 2.385 de los 5.200 soldados previstos.
    El Gobernador de Darfur Norte, Osman Mohamed Yousif Kibir, aseguró el sábado que la seguridad y la situación humanitaria en Darfur habían mejorado mucho, en comparación con años anteriores. Por otra parte, las agencias humanitarias y ONG en la región denunciaron el sobre esfuerzo que debieron asumir  para contrarrestar las consecuencias provocadas por la salida de 16 ONG expulsadas por el Presidente sudanés, Omar al-Bashir, en marzo. Asimismo, el surgimiento de secuestros, robos y ataques -en ocasiones mortales- tanto al personal humanitario local e internacional como a las fuerzas de mantenimiento de la paz perjudicaron el desarrollo y la eficacia de su trabajo y obligaron en algunos a casos a que algunas ONG decidieran retirarse del terreno por seguridad.
    La situación humanitaria en Darfur está incluida también este año en la lista de las 10 peores,  en el quinto puesto según Médicos Sin Fronteras Internacional, después de la violencia al este de la República Democrática del Congo (RDC), Afganistán, Somalia y el norte de Yemen.
    En cifras de las Naciones Unidas (ONU), el 2009 se presenta similar a años anteriores. La ONU estima que entre 200 mil y 300 mil personas han muerto en Darfur desde comienzos de este conflicto en 2004. Asimismo, los servicios humanitarios carecen de personal y recursos suficientes debido a la falta de financiación y la inseguridad en el terreno.
    Actualmente, unos 4,7 millones de personas están afectadas por el conflicto, de una población total de 6,2 millones. La mitad de las personas afectadas son niños y niñas, de los cuales ceca de 700 mil son menores de 5 años y han crecido sin conocer otra realidad que el conflicto. Sólo en 2008, 310 mil personas han sido desplazadas,  aumentando el total de personas desplazadas a 2,7 millones.
    La orden de arresto que la Corte Penal Internacional (CPI) emitió el 4 de marzo contra al-Bashir por crímenes de guerra y lesa humanidad despertó reacciones de todo tipo entre la comunidad internacional y dio origen al surgimiento de distintos paneles que tenían como objetivo analizar la situación en esta región sudanesa y proponer alternativas pacificas para su resolución.
    Pero la situación en Darfur está ahora supeditada a lo que suceda en las elecciones de abril de 2010 y el referéndum de 2011 y, a pesar de las propuestas de abordaje integral de los conflictos en Sudán, el conflicto norte-sur predomina por sobre la crisis de Darfur.

    2009, un año de negociaciones y desafíos humanitarios en Darfur
    Sudán empezó el 2009 con uno de los últimos puestos en el  ranking mundial de libertad y democracia que elabora cada año la estadounidense Freedom House. Y terminó el año encabezando la lista de países más corruptos del mundo, según Transparency International.
    La llegada al poder de Barack Obama en los Estados Unidos de América fue percibida por el Gobierno de Sudán como una posibilidad de que el país norteamericano dedicara más atención a la crisis. En octubre, USA presentó su estrategia integral para Sudán que definió como una estrategia basada en la política de “verifica, luego confía”, de tal modo que el retroceso en la implementación del CPA o la falla de cualquiera de las partes en el tarea de resolver la situación de Darfur se enfrente con una presión creíble, medida por los Estados Unidos o la comunidad internacional.
    Sudán protagonizó este año el primer proceso judicial contra un jefe de estado en funciones, emprendido por la Corte Penal Internacional (CPI) el 4 de marzo con la emisión de una orden de arresto contra al-Bashir por crímenes de guerra y lesa humanidad. Ese mismo día, al-Bashir expulsó a 13 ONG internacionales y 3 locales acusándolas de facilitar información al CPI como espías. Asimismo, Jartum acusó a los periodistas españoles, Julio Alonso e Iván Durán, autores de un documental sobre los ataques a las aldeas en Darfur -que fue incorporado como prueba al proceso judicial- de hacer espionaje y de ser "enemigos del Islam".
    Por otra parte, el Presidente sudanés se veía obligado a restringir sus viajes al extranjero sólo a aquellos países que no hubiesen firmado el Estatuto de Roma, que otorga jurisdicción a la CPI en sus territorios, excepto casos puntuales como su viaje a Doha para la cumbre de la Liga Árabe (LA), lo que fue interpretado internacionalmente como un desafío a la Corte Internacional de La Haya. Al mismo tiempo, al-Bashir se dedicaba a recabar apoyos entre los integrantes de la Liga Árabe (LA), la Unión Africana (UA) y los países con los que mantiene importantes vínculos comerciales, como China.
    En torno a esa fecha también se daba comienzo en Doha, Qatar, a un proceso de paz auspiciado por el ministro de Estado de Asuntos Exteriores y miembro del Gabinete del Estado de Qatar, Ahmed Bin ABdullah al-Mahmoud, y el mediador jefe para Darfur de la fuerza de paz conjunta de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Africana (UA), UNAMID, Djibiril Bassole.
    Aunque en un principio el rebelde Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) firmó un acuerdo de buena voluntad y confianza mutua con el Gobierno sudanés, el 20 de marzo susupendió su participación reclamando que el Gobierno permitiera el regreso de todas las ONG internacionales expulsadas y que éstas recomenzaran sus operaciones.  Mientras continuaba la violencia en distintos puntos de Darfur, los movimientos rebeldes de unían y separaban, dando origen a nuevas agrupaciones. En noviembre, se realizó en Doha una reunión preliminar que intentaba alcanzar un mensaje unificado por parte de los grupos rebeldes de Darfur. El diágolo con el Gobierno se pospuso varias veces y hasta la fecha no se había iniciado.
    Tras una declaración realizada el mes pasado por las organizaciones civiles participantes del diálogo de Doha, que recibió el rechazo de representantes de distintos campos de personas desplazadas internas (IDP) por estar “manipulada por Jartum”, el ministro estatal de Asuntos Exteriores de Qatar convocó a los grupos armados a participar de la mesa de negociación y a tener en cuenta los puntos expresados en esta declaración.
    Apenas iniciado mayo, los gobiernos de Sudán y Chad firmaban un pacto de no agresión. Pero apenas dos días después de la firma, ya vertían ambas partes acusaciones mutuas de respaldo a las fuerzas de la oposición en sendos territorios, siguiendo el patrón de la relación tormentosa que ambos países mantienen desde hace años.
    El 18 de mayo se presentaba voluntario ante La Haya el primer imputado de Darfur ante la corte: Bahar Idriss Abu Gard, uno de los tres comandantes del JEM acusados de atacar posiciones de AMIS en septiembre de 2007. Era la primera vez que un acusado por la CPI comparecía por propia voluntad.
    La modificación de Ley de Medios y la Ley de Seguridad generaron controversia por el contenido que pretendía aprobar el oficialismo y que fue criticado por ONG internacionales que lo definían como represivo y antidemocrático.
    El fin de la censura previa anunciado por al-Bashir a finales de septiembre fue acogido con cautela por parte de los editores de medios sudaneses y la ONG Reporteros Sin Fronteras, entre otras, quienes demandaron una implementación concreta de los cambios anunciados, que hasta el momento no se han dado a conocer. Darfur es uno de los temas prohibidos. Y más allá de leyes, no se habla de él en general en los medios publicados en árabe dentro y fuera del país, como comprobó Darfur Visible en una investigación propia publicada el 30 de septiembre.
    El 20 de diciembre el Parlamento sudanés aprobó una nueva ley que limita los poderes de los servicios de inteligencia de Sudán, aunque el SPLM y los partidos de la oposición rechazaron la acción por considerar que es insuficiente y que “viola la Constitución Interina”. Las reformas de ambas leyes están consideradas una de las claves para la completa implementación del CPA.
    China, Estados Unidos, Egipto, Libia, Qatar, Rusia son algunos de los países que se involucraron públicamente en diversos diálogos de paz para Darfur. También se reunieron para hablar de esta crisis los enviados especiales del E6 (China, la Unión Europea (UE), Francia, Rusia, el Reino Unido y Estados Unidos de América).
    Por otra parte, tanto la UA como la ONU crearon sendos paneles de expertos para analizar la situación en esta conflictiva región de Sudán y aportar propuestas para su pacificación.
    El Panel para Darfur de la UA (AUPD) fue establecido en febrero ante la emisión de la orden de arresto contra al-Bashir, para buscar la manera de traer paz a Darfur. Y en septiembre coordinó un encuentro internacional para la paz en Darfur. El 21 de diciembre el Consejo de Seguridad de la ONU recibió un resumen del informe del AUPD, encabezado por el ex Presidente sudafricano Thabo Mbeki. Human Rights Watch (HRW) pidió al Consejo que apoyara  al Panel en su llamado de justicia para las víctimas en Darfur, “dado el constante fracaso del Gobierno sudanés para exigir responsabilidad a los perpetradores de graves crímenes”.
    Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU también estableció un Panel de expertos para Darfur en base a la resolución 1591 de 2005. Este panel emitió en noviembre un informe según el cual, entre otras graves situaciones, “la mayoría de los actores armados más grandes en el conflicto de Darfur han continuado ejerciendo su opción militar, violando el embargo de armas de las Naciones Unidas y las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos, e impidiendo el proceso de paz. La población darfurí continúa victimizada por las consecuencias de los ataques y contraataques que involucran a la mayoría de los movimientos armados que frecuentemente conducen a un desproporcionado uso de la fuerza por parte de las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) y sus fuerzas auxiliares, y que dejan como resultado muertes, heridos y desplazamientos”.

    Libertad y democracia

    Marcha del día 8 de marzo

    27.03.2017

    El día 8 de marzo se realizó una marcha en la ciudad de Bilbao conmemorando el Día Internacional de las Mujeres, en el que participó ACNUR Euskal-Batzordea.

    Reconstrucción, desarrollo y paz

    Los Derechos Humanos de los niños y las niñas

    03.02.2017

    Darfur: Unamid acoge con satisfacción la orden del JEM contra los niños y niñas soldado. La Unamid (La Operación híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas para Darfur) ha acogido con satisfacción la renovada orden de mando emitida por el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI, siendo sus siglas en inglés JEM) el pasado 25 de enero de 2017, que prohíbe el reclutamiento y el uso de niños y niñas en sus filas, junto con otras violaciones contra sus derechos.

    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de Darfurvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     SUNA

     • Foreign Ministry Summons Western Diplomats to Inform about South Sudan Support to Rebels

     • Joint Sudan and South Sudan Security Committee Submits Recommendations to Defense Ministers of the two Countries

     • Delegation of Burkina Faso acquainted on National Assembly's experience in hosting conferences

     Radio Dabanga

     • Report: North Darfur gold mine conflicts not inter-tribal; Sudan regime behind them

     • Detained women on hunger strike in North Kordofan prison, Sudan

     • Attack on Abu Karshola leaves 411 Sudan soldiers dead: rebels