ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Actualidad
  • Artículo
  • Actualidad - Negociaciones de paz

    Un balance del proceso de paz

    SAS Prensa, SAS - Small Arms Survey / Varios / 25.11.2011

    Small Arms Survey realizó un repaso exhaustivo de lo que valora como sucesos más importantes del proceso de paz en Darfur durante los últimos meses. Así, detalla principalmente reuniones y posicionamientos políticos de los actores involucrados (gobierno, grupos opositores, organismos internacionales y extranjeros). En este resumen es sencillo observar la ausencia de mujeres, y algunos grupos étnicos en distintas ocasiones, en las reuniones donde se toman decisiones respecto de la situación en Darfur, así como la falta de una perspectiva de género que tenga en cuenta las vulnerabilidades, necesidades y puntos de vista específicos de hombres y mujeres y sus relaciones estructurales.
    Desde el punto de vista tradicional, SAS observa principalmente las diversas estrategias destinadas a lograr el apoyo de los grupos armados no firmantes y la población civil al Acuerdo de Doha para la Paz en Darfur (DDPD).

    Traducción realizada por DV.

    Tras el renovado apoyo internacional al diálogo de paz de Doha de marzo a mayo de 2011, el Movimiento de Liberación y Justicia (LJM) y el Gobierno de Sudán firmaron el Documento de Doha para la Paz en Darfur (DDPD) el 14 de julio, tan solo 5 días después de que Sudán Sur se hiciera oficialmente independiente. La facción del Movimiento de Liberación de Sudán (SLM) liderada por Mini Arkoy Minawi (SLM-MM), la facción encabezada por Abdel Wahid (SLM-AW) y el Movimiento por la Justicia y la Igualdad (JEM) no firmaron el acuerdo.
    Este documento difiere poco en lo esencial del Acuerdo de Paz para Darfur (DPA) firmado en Abuya en 2006, aunque las disposiciones relacionadas con justicia, compensación y reparto de riqueza han evolucionado un poco. El LJM consideraba que tanto la compensación como la justicia eran esenciales para poder construir un apoyo social en torno al acuerdo. Una postura viable en cuanto a la asunción de responsabilidad por los crímenes del Gobierno de Sudán brinda credibilidad al acuerdo; la posibilidad de distribuir inmediatamente fondos a la población de Darfur a través de mecanismos de compensación también podría aumentar el apoyo popular.
    El LJM también espera que el acuerdo influya sobre las personas seguidoras incondicionales del SLM-AW en los campos de personas desplazadas internas.
    Hay pocas probabilidades de que se cumplan estos términos, aunque éstá previsto que las primeras fases de implementación se pongan en marcha en las próximas semanas. Ya se ha realizado una reunión de observación del alto el fuego entre representantes del Gobierno, el LJM, y la Misión Conjunta de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Africana (UA) para Darfur, UNAMID, con la presencia de Catar. Se espera que el LJM llegue a Jartum para ocupar su cargo en las primeras semanas de setiembre.
    El GoS no ha abandonado la idea de un referendum y avanza con su plan de crear dos nuevos estados en Darfur, para convertirlos en cinco. Dos de estos gobiernos serán asignados al LJM. Esto requerirá desplazar a los gobernadores del Partido del Congreso Nacional (NCP), un tema que será difícil para el NCP.
    Aunque puede que haya desacuerdo sobre algunos puntos importantes de del documento de Doha entre los grupos no firmantes, sus motivos para rechazarlo son más bien tácticos. La erupción del conflicto entre el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán - Norte, SPLM-N, y el Gobierno de Sudán en las Tres Áreas ha permitido al SLM-AW, el JEM y el SLM-MM articular una agenda nacional -en lugar de una sólo regional-.
    Desde que comenzó el conflicto de Darfur, la comunidad internacional ha intentado contener a los movimientos en la región, por ejemplo castigar el  intento del JEM de vincular Darfur con Kordofan o una agenda nacional de reformas. Es notable, sin embargo, que la comunidad internacional permanezca en silencio sobre la alianza del SLM-MM, el SLM-AW y el SPLM-N, anunciada el 7 de agosto.
    En el plano militar, siguen mandando el JEM y el SLM-MM. Bien organizado, el JEM ha conseguido canalizar ayuda de Libia con su presencia en Tripoli. Por su parte, el SLM-MM ha recopilado provisiones durante el período que formó parte del Gobierno sudanés, pero continúa plagado por las divisiones internas mientras busca nuevos respaldos.
    El SPLM y Uganda han aumentado su apoyo mutuo durante los últimos meses, pero no al nivel del apoyo libio (o antes chadiano) al JEM. El área de control del SLM-AW se ha reducido por las ofensivas del GoS en el último año y ahora está confinado a la parte alta de Jebel Marra (controladas por el Comandante Abdelgadir Abdelrahman Ibrahim ‘Gaddura’) y algunas áreas de Dar Meidop (controlada por Suleiman Marajan).
    Pero tanto SLM-MM como SLM-AW también se beneficiaron de las luchas durante la ofensiva del GoS desde finales de 2010 hasta la primavera de 2011. Como el Gobierno acataba a la población civil creaba nuevos cuadros rebeldes de personas desplazadas que capturaron material militar del GoS con éxito.
    Hay una clara división que deja de un lado al JEM y del otro lado una alianza de SLM-MM, SLM-AW y el SPLM-N. El SLM-AW es cercano ideológicamente al SPLM. El SLM-MM no lo es tanto, pero carece del islamismo del JEM. Por su parte, el JEM ha comenzado a presionar al SPLM-N para que elija entre ellos y el SLM. El JEM se mantiene firme en su oposición a un estado secular pero también ha dejado clara su intención de seguir trabajando por una coalición inclusiva con los distintos movimientos.
    En cualquier otro lugar, la propuesta para un proceso político realizada por el Panel de Alto Nivel para la Implementación del acuerdo (AUHIP) sería impugnada. Este proceso político perdió el apoyo de las partes darfuríes debido al cambio de postura de la oficina del enviado especial de los Estados Unidos para Darfur (Scott Gration) que estableció un riguroso set de precondiciones para apoyar el PPP, que incluía un levantamiento permanente del estado de emergencia en Darfur, la liberación de prisioneros políticos y garantías de libertad de movimiento y de prensa.
    El 19 de agosto la PSC Africana declaró su apoyo a la propuesta, aún sin el respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), que también puso condiciones.
    Paralelamente a Doha y la discusión sobre el proceso político, se celebró la Conferencia de todas las Partes involucradas en Darfur entre el 27 y el 31 de mayo de 2011 en Catar. El comunicado final refrendaba el borrador del acuerdo de Doha, pero no todas las personas participantes expresaron su conformidad. La conferencia tampoco contaba con la plena representación de muchos actores de Darfur. Los participantes fueron seleccionados de las listas de las dos primeras conferencias para la sociedad civil en Doha, en las cuales estaban ausentes los árabes Abbala, las personas desplazadas internas (IDP) de etnia fur (especialmente del campo de Zalingei, donde Abdel Wahid cuenta con mucho apoyo) y los líderes tradicionales zaghawas.  A último momento se agregaron representantes del Gobierno y funcionarios elegidos, algunos como participantes, otros como “observadores”. También se dio lugar al colectivo de la sociedad civil creado por LJM. La conferencia acordó la formación de un comité de seguimiento. Liderado por Catar y apoyado por la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos de América, el comité trabajará con la sociedad civil y otras partes para elaborar y difundir el comunicado final. Esto aparentemente interferiría con la propuesta de proceso político creado por el AUHIP. También requerirá alguna forma de coordinación con UNAMID, sin la cual no es posible ningún proceso en Darfur. Tanto la ONU como la UA expresaron su disconformidad por este comité de seguimiento, al que consideran una forma de excluirlos de un futuro proceso de paz.
    Por otra parte, en septiembre de 2011, ocurrieron más cosas importantes. Primero, el jefe de la mediación conjunta de la ONU/UA, Djibril Bassolé, aceptó el puesto de ministro de Exteriores de su Burkina Faso natal. Aunque él sigue involucrado con el proceso, Gambari, el representante conjunto de UNAMID, actúa como mediador interino, a pesar de las expresiones de preocupación de los EEUU, Francia y el Reino Unido, de que UNAMID debería concentrarse en la implementación de su mandato de protección civil en lugar del proceso de paz.
    El 11 de septiembre se realizó la primera reunión del Comité de seguimiento del DDPD firmado por el GoS y el LJM. El encuentro se centró en los medios para implementar el DDPD y la forma de incluir a las partes no firmantes como el JEM que mostró voluntad de negociar si el documento se volviera a abrir (una petición rechazada por el Gobierno).
    También se realizó una reunión de implementación del DDPD separada, en Washington el 27 y 28 de octubre, que despertó polémica. Catar y ONU/UA supuestamente dijeron que la reunión de Washington infringía potencialmente su mandato, aunque apoyaron la iniciativa al cierre del comité del 11 de septiembre.
    El 13 de septiembre, al-Haj Adam Youssef fue nombrado vicepresidente de Sudán, de acuerdo con lo estipulado en el DDPD sobre la asignación del cargo a un darfurí. De origen árabe, Youssef fue miembro del Partido Popular del Congreso Islamista antes de unirse al Partido Nacional del Congreso (NCP), el partido de al-Bashir. Tanto el JEM como el SLM-AW emitieron sendas declaraciones oponiéndose al nombramiento. El LJM se sintió desairado, ya que había entendido que el puesto estaba destinado a alguien entre sus filas.
    El 7 de octubre, una delegación del LJM encabezada por el vicepresidente del grupo Ahmed Abdul Shafie, realizó una primera gira por Darfur el tras la firma del DDPD. también se debatió la próxima creación de dos nuevos estados en la región de Darfur que estarían en manos del LJM.
    El 12 de octubre, el GoS dijo que no enviaría un representante a la reunión de implementación prevista en Washington porque no estaba de acuerdo con la intención de los Estados Unidos de debatir las formas de incorporar a no firmantes como el JEM.
    Noviembre estuvo marcado por dos eventos importantes: el regreso del líder del LJM, al-Tijani al-Sissi, a Sudán; y el taller de alto nivel en Washington, que logró convocar una cantidad sin precedentes de movimientos armados de Darfur juntos en una misma ubicación.
    Al-Sissi llegó a Jartum el 23 de octubre y se embarcó inmediatamente en una campaña para alcanzar a otros partidos políticos sudaneses y realizó una gira por Darfur en busca de apoyo para el DDPD entre la población local. Dentro de la oposición política sudanesa, el Partido Comunista Sudanés (SCP) ha adoptado al LJM, ayudado por las cercanas relaciones de su liderazgo darfurí con Sissi. La posición del SCP es que el DDPD y la decisión del LJM de firmarlo son pasos positivos pero que el acuerdo necesita ampliarse para incluir a otros grupos. Hassan al-Turabi del Partido del Congreso Popular (PCP) ha adoptado la posición más crítica respecto del acuerdo, al cual describe como “injusto”.
    La recepción de al-Sissi en Darfur fue variada. Las personas residentes en los campamentos de IDP expresaron su preocupación por evitar que el acuerdo posibilite su retorno forzado y prematuro, así como la necesidad de asegurar el desarme de los janjaweed, compensaciones y rendición de cuentas por los crímenes de guerra cometidos. En algunos casos, como el campamento de Kalma, los enfrentamientos entre las personas pro y anti DDPD causaron dos muertes.
    Valorando que los resultados inmediatos y tangibles definirá el éxito o fracaso del DDPD a ojos de la población darfurí, el enviado especial de EEUU buscó el apoyo del Gobierno de Sudán en cinco puntos en su viaje a Darfur en octubre y noviembre: un mecanismo para resolver las disputas por tenencia de tierras; un mecanismo para asegurar el pago de compensaciones; el establecimiento de cortes especiales en Darfur; el establecimiento de una comisión de derechos humanos; y la asistencia para el desarrollo.
    El taller de Darfur realizado en Washington los días 15 y 16 de noviembre fue único por reunir tanto firmantes (el LJM) y no firmantes del DDPD en un foro discreto de alto nivel. Asistieron el SLM-MM y el JEM, y declararon que representaban a todos los miembros del recientemente formado Frente Revolucionario de Sudán (SRF) -una organización paraguas de grupos armados sudaneses- que incluye al SLM-AW.
    También asistió UNAMID y personas enviadas especiales de diversos países, aunque destacó la ausencia de Catar, el Gobierno de Sudán y el AUHIP.

    Reconstrucción, desarrollo y paz

    Los Derechos Humanos de los niños y las niñas

    03.02.2017

    Darfur: Unamid acoge con satisfacción la orden del JEM contra los niños y niñas soldado. La Unamid (La Operación híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas para Darfur) ha acogido con satisfacción la renovada orden de mando emitida por el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI, siendo sus siglas en inglés JEM) el pasado 25 de enero de 2017, que prohíbe el reclutamiento y el uso de niños y niñas en sus filas, junto con otras violaciones contra sus derechos.

    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de Darfurvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     SUNA

     • Foreign Ministry Summons Western Diplomats to Inform about South Sudan Support to Rebels

     • Joint Sudan and South Sudan Security Committee Submits Recommendations to Defense Ministers of the two Countries

     • Delegation of Burkina Faso acquainted on National Assembly's experience in hosting conferences

     Radio Dabanga

     • Report: North Darfur gold mine conflicts not inter-tribal; Sudan regime behind them

     • Detained women on hunger strike in North Kordofan prison, Sudan

     • Attack on Abu Karshola leaves 411 Sudan soldiers dead: rebels