ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Actualidad
  • Artículo
  • Actualidad - Negociaciones de paz

    El segundo del LJM rechaza el acuerdo de Doha

    Varios-Sudan Tribune, Sudan Tribune / Washington, Estados Unidos / 13.02.2012

    Quien fuera hasta ahora vicepresidente del Movimiento de Liberación y Justicia renunció a su cargo tras exiliarse en Estados Unidos de América y rechazó el acuerdo de paz de Doha argumentando que Jartum no es serio con este compromiso.

    Traducción de Leire Arribas Martínez para DV.

    Ahmed Abdel Shafi, ex vicepresidente del Movimiento de Liberación y Justicia (LJM), se ha separado del grupo que firmó el Acuerdo de Doha para la Paz en Darfur (DDPD) con el Gobierno tras haberse dado cuenta de que, en su opinión, Jartum no es serio en cuanto a la puesta en marcha del acuerdo, informa el periódico digital Sudan Tribune a comienzos de enero.
    Antes de su decisión, Ahmad dirigió la delegación del LJM que volvió a Jartum tras la firma del Acuerdo de Paz de Darfur a mediados de julio de 2011.
    Más adelante, viajó  a los estados de Darfur con delegados del LJM predicando la paz con Jartum y el fin de un conflicto que había devastado la región del oeste de Sudán y que había llevado a la muerte a más de 300.000 personas y había desplazado a 2,7 millones desde su estallido en 2003.
    En comunicaciones con el Sudan Tribune desde Washington, Abdel Shafi anunció su cese y explicó cómo había llegado a la conclusión de que el Gobierno de Sudán no era serio en cuanto a Darfur y por qué creía que derrocar al gobierno era la única manera de solucionar el problema del país.
    Abdel Shafi dijo que el hecho de que el Gobierno sudanés hubiera decidido comenzar los conflictos armados en las regiones fronterizas del país, Kordofan Sur y los estados del Nilo Azul “le obligaba a reconsiderar el proceso de paz y a elegir entre estar en el lado del pueblo sudanés o en el del gobierno”.
    Además dijo que en su opinión el Acuerdo de Doha era una oportunidad para reconstruir el Estado sudanés desde una nueva perspectiva pero lamentó haberse equivocado tras ver la “limpieza racial” llevada a cabo en Kordofan Sur y Nilo Azul.
    Los conflictos en los estados fronterizos de Sudán, Kordofan Sur y Nilo Azul, surgieron el año pasado, en junio y agosto respectivamente, entre las fuerzas del gobierno y el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán Norte, SPLM-N.
    El grupo SPLM-N lucharon como parte de la guerrilla del sur, que luego se convertiría en el ejército oficial de Sudán Sur contra el gobierno central en Jartum, antes de que el sur se separara en julio del año pasado.
    Sin embargo, los planes para desarmarlo e integrarlo en el ejército sudanés, según un acuerdo de paz (CPA) de 2005 entre Sudán y Sudán Sur, no llegaron a materializarse con el consecuente estallido de la guerra.
    Abdel Shafi dijo que fue forzado a reconsiderar el Acuerdo de Doha para que el régimen en Jartum no lo usara con el fin de dividir las fuerzas políticas y consolidarse en el poder.
    Además dijo que la única razón para que el Partido Nacional del Congreso (NCP) firmara el acuerdo de Doha era prepararse para otra guerra debilitando a la población en Kordofan Sur, Nilo Azul y Darfur.
    “Nos hemos dado cuenta que el LJM, a pesar de las buenas intenciones de su liderazgo, es incapaz de conseguir los objetivos que pudieran llevar a cualquier transformación positiva en la realidad de Sudán en general o de Darfur en particular”, declaró.
    El LJM es el único grupo rebelde que firmó el Acuerdo de Doha, el cual fue rechazado por otros grupos, incluyendo el Movimiento/Ejército de Liberación de Sudán (SLM/A).
    Abdel Shafi, llegó a Washington en noviembre del pasado año para participar en un taller sobre Darfur pero después no volvió a Jartum. Al principio dijo que se retrasaba por motivos familiares pero fuentes cercanas al LJM revelaron en ese momento al Sudan Tribune que no volvería a Jartum.

    Dos acuerdos parciales en 6 años

    El Acuerdo de Doha para la Paz en Darfur (DDPD) se firmó en julio de 2011 entre el Gobierno de Sudán y el Movimiento de Liberación y Justicia (LJM).
    El 10 de enero de 2012, el Presidente sudanés, Omar al-Bashir, emitió dos decretos para redistribuir la región en 5 estados, destituir a los walis (gobernadores) y nombrar a los cinco correspondientes a la nueva distribución. Esta medida se corresponde con el artículo 12 del DDPD, donde las partes acordaron que los movimientos estarán representados a todos los niveles en los Gobiernos estatales de Darfur. Zalingei, donde residen muchas personas de etnia Fur, es la capital del nuevo Darfur Central. Y al-Dein, hogar de muchas tribus árabes, es la capital del flamante Darfur Este.
    La UNAMID ha proporcionado apoyo técnico y logístico al proceso de paz y actualmente preside la comisión de Cese de Fuego establecida por el DDPD, que se reúne periódicamente en al-Fasher, capital de Darfur Norte. UNAMID también se encargará de la verificación del ejercicio de fuerzas que precederá otro alto el fuego y los acuerdos finales de seguridad establecidos en el documento de Doha.
    La misión de mantenimiento de la paz también ha estado trabajando en Darfur con las autoridades locales y las organizaciones de la sociedad civil para lanzar cerca de 100 talleres públicos para explicar y difundir el documento de paz a toda la comunidad.
    Por otra parte, el 5 de mayo de 2006, como recuerda el investigador Gerard Prunier en uno de sus libros, “luego de una maratón de 17 horas de fuerte presión psicológica, durante las que (Minnawi) fue amenazado políticamente por (el subsecretario de estado de los Estados Unidos Robert) Zoellick, físicamente por el presidente de la UA (Olusegun) Obasanjo y se enteró de que su hermano había sido asesinado a tiros por el Gobierno, Minni Minnawi (SLM) firmó el Acuerdo de Paz de Darfur (Darfur Peace Agreement - DPA). Estaba solo en eso. La comunidad internacional clamó inmediatamente una gran victoria diplomática”.
    La facción del SLM dirigida por Minnawi fue la única fuerza rebelde firmante del acuerdo, y éste se incorporó al Gobierno de Sudán hasta las elecciones de 2010.
    Según Prunier, el acuerdo dependía demasiado de la buena fe y la madurez que Jartum y la guerrilla demostraron carecer respectivamente; las cantidades para la reconstrucción eran irrisorias y “¿por qué habría de resultar el séptimo round de algo que no había funcionado en los seis anteriores?”. Para el especialista, además de la falta de consistencia en general, el PDA evitaba que finalmente se analizara integralmente todo el problema real de Sudán que eran las luchas de las periferias contra el centro.
    Su contenido de 108 páginas se dividía en tres partes:
    - Arreglos para la seguridad: cese el fuego basado en la comisión establecida el 8 de abril de 2004 en Yamena, el acuartelamiento de la guerrilla, el desarme de las janjaweed y la inclusión de parte de los guerrilleros del SLM en las fuerzas armadas y la policía.
    - La división de poderes: los rebeldes tendrían un cargo de asistente presidencial (cuarto en la jerarquía presidencial) para Minnawi, uno de los tres gobernadores y un tercio de representación en las asambleas provinciales. Se crearía una nueva institución llamada la “Transitional Darfur Regional Authority” (TDRA), una especie de autoridad regional no elegible. Se trataría de un pseudos parlamento que supervisaría a una serie de comisiones técnicas que trabajarían para recuperar cierta autonomía y reconstruir la región.
    - Reparto de las riquezas: dependiente de la reconstrucción de Darfur y los fondos de desarrollo (300 millones en 2006 y 200 millones en los dos siguientes años. Y un fondo especial de 30 millones para compensar a los desplazados).

    Las acusaciones mutuas de falta de voluntad y la desconfianza entre el GoS y los grupos armados de Darfur, así como la continuidad de la violencia directa aunque en menor escala, han marcado el camino de los últimos años y han condicionado los resultados de la implantación de la paz acordada.

    Libertad y democracia

    Marcha del día 8 de marzo

    27.03.2017

    El día 8 de marzo se realizó una marcha en la ciudad de Bilbao conmemorando el Día Internacional de las Mujeres, en el que participó ACNUR Euskal-Batzordea.

    Reconstrucción, desarrollo y paz

    Los Derechos Humanos de los niños y las niñas

    03.02.2017

    Darfur: Unamid acoge con satisfacción la orden del JEM contra los niños y niñas soldado. La Unamid (La Operación híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas para Darfur) ha acogido con satisfacción la renovada orden de mando emitida por el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI, siendo sus siglas en inglés JEM) el pasado 25 de enero de 2017, que prohíbe el reclutamiento y el uso de niños y niñas en sus filas, junto con otras violaciones contra sus derechos.

    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de Darfurvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     SUNA

     • Foreign Ministry Summons Western Diplomats to Inform about South Sudan Support to Rebels

     • Joint Sudan and South Sudan Security Committee Submits Recommendations to Defense Ministers of the two Countries

     • Delegation of Burkina Faso acquainted on National Assembly's experience in hosting conferences

     Radio Dabanga

     • Report: North Darfur gold mine conflicts not inter-tribal; Sudan regime behind them

     • Detained women on hunger strike in North Kordofan prison, Sudan

     • Attack on Abu Karshola leaves 411 Sudan soldiers dead: rebels