ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Actualidad
  • Artículo
  • Actualidad - Enfrentamientos

    La guerra regresa a Kordofan Sur

    SAS Prensa, SAS - Small Arms Survey / Kordofan Sur / 30.04.2013
    20134304599kordofansur-sas-448.jpg
    mapa de la zona. Foto: SAS.

    Kordofan Sur es uno de los 15 Estados que conforman Sudán. Se encuentra ubicado en la zona meridional del país, al Este del Estado de Darfur. Su situación está interrelacionada con la de Darfur, por su condición de zonas periféricas y su ubicación junto a la frontera con Sudán del Sur. La organización Small Arms Survey ha publicado un informe titulado “Nueva guerra, viejos enemigos: Dinámicas del Conflicto en Kordofan Sur”. En él se detalla el papel de los diversos actores que participan en el conflicto.

    Resumen: Borja Odriozola

    En junio de 2011, un mes antes de la independencia de Sudán del Sur, estalló la guerra una vez más en las montañas Nuba de Kordofan Sur. Esta erupción de violencia señaló la reanudación de la guerra civil que durante al menos 30 años había enfrentado al Gobierno en Jartum y al Ejército/Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM/A). El SPLM/A, fundado y dominado por personas del Sur del país que buscaban la independencia de su región bajo el liderazgo de John Garang, consiguió reclutar combatientes de las zonas más marginadas y periféricas de Sudán. Estas     áreas no se encuentran únicamente en el territorio Sur, como es ejemplo de ello, la disputada Kordofan Sur. Una de las principales razones de esta guerra es el hecho de que algunas áreas fronterizas, especialmente Jaw y la zona de Abyei al sudoeste de Kordofan Sur están en disputa. La escalada del conflicto ha impulsado a Sudán del Sur a nuevas reclamaciones sobre estas zonas.
    Actualmente, en esta nueva fase del conflicto se enfrentan las fuerzas sudanesas –el ejército nacional y las fuerzas paramilitares- contra el sector norte del SPLM, el SPLM-N. Éste último incluye a parte del sureño SPLA, así como a elementos aliados de la oposición armada en Darfur, otro territorio periférico que se ha levantado contra la marginación del poder central. Aparentemente, durante el primer año del conflicto el SPLM-N ha llevado a cabo acciones importantes. Una tropa de 30.000 integrantes del SPLM-N y fuerzas aliadas han capturado gran parte del área de las montañas Nuba. También hay que destacar la participación de un contingente relativamente pequeño (700-1.000) combatientes veterano del Movimiento Justicia e Igualdad (JEM), que resultó crucial para la victoria, según el informe.
    El JEM es uno de los principales grupos armados involucrados en el conflicto de Darfur. Su ideología es islamista, y combate contra el Gobierno de Sudán y las milicias janjaweed. En el 2011 el JEM se unió al SPLM-N y a dos facciones del SLM (las lideradas por Abdel Wahid y Mini Minnawi) y formaron el Frente de Liberación de Sudán con el fin de derrocar al Gobierno de Jartum. El Gobierno de Sudán ha acusado desde entonces a Sudán del Sur de apoyar a estos movimientos.
    Tanto el SPLM-N como el JEM están presentes en ambos lados y cruzan habitualmente la frontera entre Kordofan Sur en Sudán, y el Estado de Unidad en Sudán del Sur. También han realizado operaciones en áreas de Kordofan Sur reclamadas por el Gobierno de Sudán del Sur, concretamente en torno a Jaw, Hejlij, y Kharasana. Pero, Jartum afirmó que los grupos armados opositores del Norte no representan a Sudán del Sur. A pesar del importante vínculo entre ambos, el SPLM-N tiene una agenda política y militar diferente a la del SPLM, que se encuentra actualmente en el Gobierno de Sudán del Sur.
    En cuanto a las Fuerzas Aéreas de Sudán, su superioridad se limita al control del espacio aéreo. Tal y como ocurrió en su campaña de Darfur, la utilización de aviones de carga adaptados Antonov y aviones militares para realizar bombardeos no ha generado de por sí ningún avance militar. Lo que ha logrado es aterrorizar y desplazar a la población local.
    Según el informe de SAS, existen pruebas sólidas de que las fuerzas aéreas han empleado bombas de racimo y armas incendiarias en Kordofan Sur. También afirma que se ha documentado la presencia de minas antipersona en los almacenes capturados por el SPLM-N, quien  posteriormente utilizó estos materiales. En cambio, los informes sobre el uso de armas químicas durante las ofensivas de las fuerzas aéreas aún no han sido verificados.
    Small Arms Survey defiende que la resolución del conflicto Norte-Sur no será suficiente para resolver el problema de Kordofan Sur. El conflicto en esta zona es, para empezar, un problema interno de Sudán más que una simple ramificación de las tensiones Norte-Sur. Aún en el caso de que Sudán del Sur se distanciase más del SPLM-N, la guerra continuaría amenazando la estabilidad nacional y regional, al igual que el conflicto de Darfur ha sobrevivido al enfrentamiento entre Chad y Sudán.
    La reanudación del conflicto en esta zona se debe principalmente a la condición no resuelta de las tropas nubas del SPLA. Según el Acuerdo de Paz Global (CPA) de Sudán firmado en 2005, todas las tropas opositoras debían retirarse a Sudán del Sur, excepto por unas 3.300 excombatientes que se incorporaron a las Unidades Integradas Conjuntas (JIUs), que incluían el mismo número de militares de las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) . Entre el 2007 y el 2008, un gran contingente de la novena división del SPLA de Kordofan Sur -entre 17.000 y 30.000 personas, según oficiales del SPLM/A, o entre 10.000 y algo más de 20.000, según el grupo de observación militar occidental- fueron reasignadas a Jaw, en la parte norte del Estado de Unidad, junto a la frontera con Kordofan Sur. Sin embargo varios miles de integrantes del SPLA se mantuvieron en Kordofan Sur, y buena parte del personal reasignado de la  novena División comenzó a regresar de Jaw en enero de 2011, con su armamento individual. Estos movimientos fueron en aumento durante las elecciones de abril de ese año.
    En enero y febrero, el SPLM/A trasladó su artillería pesada hacia el norte. Los informes iniciales sugerían que esta acción iba dirigida a permitirles luchar cerca de la frontera, pero el SPLM-N utilizó estas armas más tarde para mantener el territorio ganado en las montañas Nuba.
    Tras varias negociaciones infructuosas entre el Gobierno de Sudán y el SPLM/A, en junio de 2011 las fuerzas de seguridad de Sudán trataron de desmantelar la parte que el SPLA tenía en las Unidades Integradas Conjuntas. A partir de este momento la tensión fue en aumento, y el primer enfrentamiento armado entre las FAS y el SPLA-JIU se produjo en Un Durein, al sudeste del Estado de Kadugli, y al sudeste de las montañas Nuba.

    Violaciones de los derechos humanos
    Durante esta nueva fase del conflicto, ha habido numerosos informes de violaciones de derechos humanos, incluyendo arrestos masivos de civiles nuba, desplazamientos forzosos de cientos de personas, ejecuciones arbitrarias, y algunos casos de violación y violencia sexual perpetrados por milicias con el apoyo de Jartum y de las fuerzas de seguridad ordinarias. Al comienzo del conflicto, las zonas civiles consideradas “prorrebeldes” –en base a su etnia o a los resultados de las elecciones- fueron supuestamente puestas en el punto de mira de forma sistemática. Durante todo el mes de junio de 2011, la Misión de la ONU en Sudán (UNMIS) –asignada para acompañar la implementación del Acuerdo Global CPA- estuvo presente en Kordofan Sur, aunque ya se estaba preparando para retirarse cuando Sudán del Sur declaró su independencia el 9 de julio. Jartum presionó a la UNMIS para que acelerara su retirada y se abstuviera de interferir en asuntos “internos”.  Antiguo personal de la UNMIS, misiones de observación internacional y oficiales del SPLM-N estuvieron de acuerdo en que la fuerza de paz fue particularmente inactiva, sirviendo únicamente para dar testimonio del estallido de violencia.

    Kordofan Sur
    Kordofan Sur es el hogar de unas 100 tribus no-árabes, llamadas colectivamente “nubas” desde fuera. Desde la independencia de Sudán en 1956, la población nuba se ha enfrentado a políticas agresivas del Gobierno central, tales como la apropiación de tierras para inversiones en agricultura comercial o intentos de imponer la cultura árabe-africana del norte del Valle del Nilo en suplantación de las culturas locales.
    El poscolonialismo supuso un intento de homogeneizar las muchas culturas de Sudán. Incapaces de resistir estas políticas pacíficamente, algunos jóvenes intelectuales nuba se unieron a la lucha de John Garang para crear un Estado multiétnico y pluriconfesional con una identidad tanto “africana” como “árabe”. La campaña de la población nuba es un ejemplo de la lucha contra la marginación y las inequidades entre el centro y las periferias. La persistencia de estas “inequidades horizontales” está entre las principales causas de los conflictos crónicos que se producen entre distintas zonas de la periferia de Sudán y el poder central, con el conflicto surgido en Darfur en febrero de 2003. Mientras el sur de Sudán gradualmente aumentaba la presión hacia el separatismo, la demanda empezó a hacerse eco de forma aún más intensa en las periferias de Sudán, en particular en Kordofan del Sur y Nilo Azul, así como en Darfur.
    Guma Kunda Komey, experto nuba en Tierras, asegura que “la devastación socioeconómica que trajo consigo la intrusión de la agricultura de secano mecanizada en la agricultura habitual nuba fue la razón más importante detrás de la propagación de la guerra civil en las montañas nuba”. Coincidiendo con las sequías de las décadas de los setenta y los ochenta, los sistemas agrícolas provocaron una degradación medioambiental a través de la erosión del suelo y redujeron la cantidad de tierra disponible para granjas y pastoreo. Esto produjo una creciente rivalidad, y más tarde conflicto entre grupos pastoriles árabes y grupos granjeros nubas, algo similar a lo ocurrido en el conflicto de Darfur. Los enfrentamientos se agravaron con la introducción en la región de armas de fuego modernas.

    Reconstrucción, desarrollo y paz

    Los Derechos Humanos de los niños y las niñas

    03.02.2017

    Darfur: Unamid acoge con satisfacción la orden del JEM contra los niños y niñas soldado. La Unamid (La Operación híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas para Darfur) ha acogido con satisfacción la renovada orden de mando emitida por el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI, siendo sus siglas en inglés JEM) el pasado 25 de enero de 2017, que prohíbe el reclutamiento y el uso de niños y niñas en sus filas, junto con otras violaciones contra sus derechos.

    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de Darfurvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     SUNA

     • Foreign Ministry Summons Western Diplomats to Inform about South Sudan Support to Rebels

     • Joint Sudan and South Sudan Security Committee Submits Recommendations to Defense Ministers of the two Countries

     • Delegation of Burkina Faso acquainted on National Assembly's experience in hosting conferences

     Radio Dabanga

     • Report: North Darfur gold mine conflicts not inter-tribal; Sudan regime behind them

     • Detained women on hunger strike in North Kordofan prison, Sudan

     • Attack on Abu Karshola leaves 411 Sudan soldiers dead: rebels