ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Actualidad
  • Artículo
  • Actualidad - Negociaciones de paz

    El Conflicto Extendido de Sudán

    ICG, International Crisis Group / Bruselas/Nairobi / 20.02.2014

    El Conflicto Extendido de Sudán (III): Los límites del Proceso de Paz en Darfur”. ICG propone un acercamiento global a la situación en Darfur, junto con Kordofan Sur y Nilo Azul.

    Traducción no oficial del resumen ejecutivo y las propuestas: ACNUR E.B.

    Durante el año 2013 han aumentado considerablemente las cifras del conflicto en Darfur, que ya cumple una década, a raíz de que las milicias -principalmente árabes- armadas por el Gobierno para contener a la rebelión empezaron a liberarse del control del Gobierno en Jartum y comenzaron a luchar entre ellas. Estas luchas internas recientes han provocado el desplazamiento de alrededor de medio millón más de civiles (que se unen a los 3.2 millones de personas que necesitan de ayuda humanitaria en Darfur). El Acuerdo de Doha para la Paz en Darfur (DDPD) firmado en Catar en 2011 prácticamente no se ha implementado, principalmente a causa de que fue validado por facciones con influencia política y militar limitada, que fue bloqueado por el Gobierno y que el apoyo internacional fue decreciendo. Los principales grupos insurgentes siguen activos y han formado una alianza que sobrepasan lo regional y reivindican cada vez más una agenda nacional.
    Para que Darfur consiga una paz duradera, todas las partes de los múltiples conflictos del país, apoyadas por la comunidad internacional, tienen que desarrollar unos mecanismos más coherentes para atender, en paralelo, tanto los conflictos locales como la inquietud nacional, ésta última a través de un diálogo nacional integral, evitar los acercamientos fragmentados, optar por conversaciones inclusivas y volver a comprometerse con la unidad de Sudán.
    Las raíces del conflicto, especialmente la relación desigual con el centro, son similares a las de las guerras civiles en otras zonas periféricas de Sudán, en particular en la –ahora independiente- República de Sudán del SuR, pero también en los estados de Kordofán Sur y Nilo Azul. Las sucesivas conversaciones de paz y los acuerdos entre el Gobierno y los grupos armados intentan atender los reclamos por vías similares, prometiendo más representación; la inclusión de las fuerzas rebeldes en el Gobierno y las fuerzas de seguridad; y mejor distribución de la riqueza nacional, pero la implementación tiene fallos. Mientras que las causas se entienden como nacionales, las soluciones no se ven así.
    El Gobierno firmó el Acuerdo de Doha para la Paz en Darfur (DDPD) con el Movimiento de Liberación y Justicia (LJM), un grupo paraguas de facciones rebeldes escindidas. El seguimiento fue sólo parcial, principalmente por la posición del Gobierno respecto de las personas integrantes del LJM y sus apoyos.
    Con el país sufriendo una crisis económica agudizada desde la separación de Sudán del Sur, las posibilidades y disposición de Jartum para satisfacer las promesas financieras realizadas a Darfur han sido limitadas. Adicionalmente, en el marco de arreglos de seguridad, especialmente el desarme y la integración ha tomado un ritmo cada vez más ralentizado hasta casi detenerse ante el número desorbitado de tropas del Movimiento de Liberación y Justicia (LJM), así como la reticencia e incapacidad del de desarmar a las milicias que están cada vez más fuera de su autoridad y enfrentadas entre ellas.
    Ya que el DDPD se cerró aceleradamente, se iban a reabrir las negociaciones para que los principales grupos armados pudieras unirse, pero esto fue repudiado por el Gobierno y la mediación conjunta de la ONU y la Unión Africana, que no estaban dispuestas a más concesiones y buscaban más apoyo al acuerdo  por medio de la división de los grupos rebeldes. Los principales grupos de Darfur se aliaron con el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán - Norte, SPLM-N, que lucha en Kordofan Sur y Nilo Azul. El Frente Revolucionario de Sudán (SRF) al que dieron forma, ahora realiza operaciones militares conjuntas en Kordofan (más cerca de Jartum que Darfur) y demanda una transformación nacional. La comunidad internacional ha obviado en gran medida la nueva realidad. En lugar de trabajar cohesionadamente para un acercamiento global, muchos todavía apoyan soluciones fragmentadas. La ONU y la UA amenazan a los grupos armados de Darfur con sanciones si no se unen al DDPD, aún cuando acuerdan ostensiblemente que es necesario un acuerdo global. Como el principal logro institucional, la Autoridad Regional de Darfur (DRA) expira en menos de dos años, el DDPD ya no es atractivo para los principales grupos armados.
    Aunque el Gobierno está distraído con su crisis económica y la comunidad internacional se enfoca en la guerra civil de Sudán del Sur, hay una necesidad actual de resolver la contradicción entre los acercamientos fragmentados o globales para la paz en Darfur, para ver qué es local y qué es nacional y debería ser transferido a procesos más globales. Desde mediados de 2013, el nuevo jefe de la mediación con junta y responsable de la Fuerza de Paz Conjunta de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Africana (UA) en Darfur, UNAMID, Mohammed Ibn Chambas, muestra voluntad para esto, pero carece de un mandato claro para responder a las demandas nacionales de los grupos, las cuales van en aumento.
    El Panel de Alto Nivel de la UA dirigido por el expresidente sudafricano Thabo Mbeki, describió el conflicto en 2009 como “la crisis de Sudán en Darfur”, pero este acercamiento fue abandonado debido a los intereses y la ausencia de apoyo del Gobierno sudanés. El alcance y la agenda del proceso de Doha sigue siendo poco claro. Mientras se intentan limitar las negociaciones a temas locales, el DDPD incluye disposiciones que sólo tienen sentido si se debaten y se implementa a nivel nacional, tales como la reforma de Gobierno, reparto del poder y los recursos más equitativo y acciones positivas para reducir la brecha socioeconómica entre el centro y la periferia.
    Estos temas son importantes para lso grupos armados de Darfur, que se unieron al SRF y ofrecen una oportunidad para un diálogo nacional de paz, si los grupos armadas son incluidos en él y, posiblemente, en un gobierno transitorio también.
    El gobernante Partido del Congreso Nacional (NCP), por supuesto, necesita ser parte del proceso también. El Presidente sudanés Omar al-Bashir es clave que determinará cuán global y, en definitiva exitoso, podría ser. Si acuerdan una reforma radical, la comunidad internacional puede ayudar ofreciendo incentivos, dado que al-Bashir y el NCP reúne referencias específicas irreversibles, como establecía el ICG ya en 2009 y continúan en el proceso de transición de forma verificable. Esto podría postergar el actual proceso legal para determinar si al-Bashir es responsable de atroces crímenes, pero sería necesario para poner fin a décadas de conflicto crónico, y quizás salvar la unidad de Sudán. Esta podría, por lo tanto, ser la situación excepcional para la cual fue concebido el artículo 16 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI).

    Recomendaciones de International CrisiS Group (ICG) para atender las dimensiones locales del conflicto en Darfur, incluyendo la violencia comunal.

    Al Gobierno de Sudán
    1. Acelerar los esfuerzos y respete los compromisos financieros para implementar las disposiciones del Acuerdo de Doha para la Paz en Darfur (DDPD) que tienen principalmente dimensiones locales, incluyendo la reconstrucción el desarrollo y la construcción de instituciones.
    2. Cumplir rápidamente la promesa de integrar a las tropas del Movimiento de Liberación y Justicia (LJM) y otros grupos firmantes de la paz en las fuerzas regulares.
    3. Controlar y desarmar a las fuerzas paramilitares y las milicias progresivamente, por medio de una mezcla de incentivos tales como la participación en el proceso local de paz y reconciliación, así como el diálogo nacional; y la coerción, incluyendo el arresto y la persecución de quienes sean responsables de crímenes.
    4. Iniciar y apoyar el diálogo intertribal y establecer mecanismos locales duraderos de paz y reconciliación que involucren al liderazgo tradicional y miliciano, al tiempo que se deja la mediación para personas sudanesas respetadas, tribal y políticamente neutrales, incluyendo a las que son de fuera de Darfur; y limitando el rol del Gobierno en la facilitación de apoyo y garantía de acuerdos.
    5. Permitir a las entidades humanitarias internacionales – las agencias de la ONU y las Organizaciones No Gubernamentales (ONG)- acceso total a las áreas de Darfur controladas tanto por el gobierno como por las fuerzas rebeldes.

    Al Gobierno de Sudán el Movimiento por la Justicia y la Igualdad (JEM) las facciones del Movimiento de Liberación de Sudán (SLM)


    6. Negociar el cese de hostilidades humanitario en Darfur para facilitar las operaciones humanitarias y las negociaciones, incluso en el nivel nacional.
    Al JEM y las facciones del SLA
    7. Detener los ataques contra los proyectos de desarrollo y los grupos rebeldes que han firmado el DDPD y liberar prontamente a las personas integrantes de JEM Bashar que están presas, para iniciar un diálogo y una transición nacional con sentido.

    Al Gobierno de Sudán

    8. Revisar el DDPD, transferir las disposiciones con dimensión nacional sudanesa a las negociaciones de nivel nacional y de reforma constitucional y comenzar estas acciones inmediatamente.

    Al Gobierno de Sudán y el Frente Revolucionario de Sudán (SRF)

    9. Comprometerse rápidamente en negociaciones paralelas: sobre Darfur entre el Gobienro y las pares rebeldes no firmantes, con el SPLM-N como observador; y sobre Kordofan Sur y Nilo Azul entre el Gobierno y el SPLM-N con los movimientos de Darfur como observadores con el objetivo de:
       a) Alcanzar ceses humanitarios de las hostilidades similares o idénticos, incluyendo acceso humanitario a áreas rebeldes y mecanismos conjuntos de monitoreo que involucren al Gobierno, SRF y representantes internacionales
       b) Obtener si es posible acuerdos marco idénticos o similares para facilitar el camino del diálogo nacional y
       c) Fusionar los dos procesos locales en un nacional.

    10. Acordar con las fuerzas de la oposición no armadas y los grupos de la sociedad civil unas medidas para un Gobierno de Sudán durante un período limitado y dar cuerpo a un mapa para un proceso de paz duradero, quizás tomando al DDPD y otros acuerdos de paz de Sudán respaldados internacionalmente como bases para la discusión de una transición nacional, incluyendo:
       a) Un debate y acuerdo sobre el sistema de gobierno que pueda poner fin a los conflictos entre el centro y la periferia en Darfur, Kordofan Sur y Nilo Azul, así como atender las crientes protestas en el este y el norte y
       b) Definir un borrador de una constitución permanente.

    Al SRF
    11. Desarrollar una posición detallada sobre el DDPD que tenga en cuenta las revisiones sugeridas por el JEM.

    12. Desarrollar y articular una plataforma política y una visión detalladas que pueda formar un marco para la transición política.

    13. Crear una oficina conjunta para cooridnar la actividad humanitaria en las areas n epoder de los grupos armados para aydar a terminar con el conflito y constuir una paz ssostenible y reformar un fortalecer la imparcialidad de UNAMID n eel terreno.

    Al Consejo de Seguridad de la ONU:

    14. Animar a UNAMID a enfocarse en su mandato general de protección de civiles y cuidarse de la percepción de que su rol de mediación lleva a una aparente desviación entre las partes negociantes; e instruirla para que no se comprometa en negociaciones separadas para Darfur que podrían complicar otros esfuerzos políticos para obtener un proceso de paz nacional.

    Al Consejo de Seguridad de la ONU y el Consejo de Paz y Seguridad de la UNA, el Consejo de Liga Árabe (LA), la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), Catar, Etiopía, Chad y otros agentes internacionales

    15. Demandar y trabajar para una solución global a las múltiples crisis de Sudán.
    16. Crear una estructura permanente liderada por la UA para coordinar los esfuerzos internacionales para la paz global en Sudán y Sudán del Sur.
    17. Ofrecer al Presidente al-Bashir, así como a la élite del NCP, incentivos para crear un Gobierno de transición y ubicar a Sudán de manera irreversible en un camino de transición que incluya:
       a) Asistencia para estabilizar la economía, como la normalización de las relaciones, levantamiento de sanciones, acelerar el status de País Pobre Muy Endeudado (Highly Indebted Poor Country (HPIC)) y otras medidas de alivio de deudas, a condición de que se cumplan los hitos marcados en el mapa del camino de transición y se hagan progresos en las negociaciones con Sudán del Sur sobre los temas postseparación y
       b) Si se producen movimientos concretos hacia un proceso de transición creíble, y si surgiera como un obstáculo genuino para una conclusión pacífica, una solicitud del Consejo de Seguridad a la Corte Penal Internacional (CPI) para diferir la persecución de al-Bashir durante un año, bajo el artículo 16 de Estatuto de Roma sin obligación de renovar nuevas postergaciones si él renegara de sus compromisos de transición.

    En Nairobi y Bruselas, a 27 de enero de 2014.

    Reconstrucción, desarrollo y paz

    Los Derechos Humanos de los niños y las niñas

    03.02.2017

    Darfur: Unamid acoge con satisfacción la orden del JEM contra los niños y niñas soldado. La Unamid (La Operación híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas para Darfur) ha acogido con satisfacción la renovada orden de mando emitida por el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI, siendo sus siglas en inglés JEM) el pasado 25 de enero de 2017, que prohíbe el reclutamiento y el uso de niños y niñas en sus filas, junto con otras violaciones contra sus derechos.

    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de Darfurvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     SUNA

     • Foreign Ministry Summons Western Diplomats to Inform about South Sudan Support to Rebels

     • Joint Sudan and South Sudan Security Committee Submits Recommendations to Defense Ministers of the two Countries

     • Delegation of Burkina Faso acquainted on National Assembly's experience in hosting conferences

     Radio Dabanga

     • Report: North Darfur gold mine conflicts not inter-tribal; Sudan regime behind them

     • Detained women on hunger strike in North Kordofan prison, Sudan

     • Attack on Abu Karshola leaves 411 Sudan soldiers dead: rebels