ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Qué es el conflicto de Darfur
  • Protagonistas
  • Protagonista
  • Sudán - Gobierno y aliados

    Gobierno de Sudán

    (Presidente: Omar Hassan al-Bashir, del Partido del Congreso Nacional - NCP. Vicepresidente: Salva Kiir Mayardit, del movimiento rebelde del sur - SPLM/SPLA.)
    El Presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir – Voa photo – L. Ramírez
    El Presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir – Voa photo – L. Ramírez
    Actualizado 21.10.2011

    Sudán está presidido por el general Omar al-Bashir y su partido, el Partido del Congreso Nacional (NCP) al frente del Gobierno de Unidad Nacional establecido por el acuerdo de paz de 2005. De este modo, el NCP gobierna actualmente en coalición con el representante de Sudán Sur, Salva Kiir Mayardit, en el cargo de Primer Vicepresidente de Sudán, Presidente del Gobierno del Sur de Sudán y comandante en Jefe del Ejército de Liberación de los Pueblos de Sudán (SPLA).
    El Acuerdo de Paz Global (CPA) firmado en 2005 entre el Gobierno y el grupo rebelde del sur de Sudán Movimiento de Liberación de los Pueblos de Sudán (SPLM/SPLA), establece que ambas partes respetarán un sistema de gobierno descentralizado, con niveles de gobierno Nacional, del Sur de Sudán, estatales y locales. La ley máxima de Sudán es la Constitución Nacional Interina.
    El acuerdo también establece los Poderes Legislativos (La Asamblea Nacional y el Consejo de Estados -integrados por miembros de las partes representadas en el acuerdo y otras fuerzas del norte y el sur, para promover la inclusión y la estabilidad), el Ejecutivo, el Judicial y otras instituciones y comisiones especificadas en el acuerdo y la Constitución. Los poderes serán renovados en las elecciones previstas, de momento, para abril de 2010. Al-Bashir vuelve a presentarse como candidato a la Presidencia por el NCP.

    Configuración del poder actual
    En junio de 1989, el grupo político -en aquel momento bajo el nombre del Frente Islámico Nacional  (NIF)- accedió al poder con un golpe  militar contra al-Sadiq al-Mahdi.
    Al-Bashir inició entonces un gobierno en alianza con Hassan al-Turabi, líder del Partido de la Hermandad Musulmana. En 1996 se ratificó en el poder como Presidente con unas elecciones nacionales a las que sólo se presentaba su partido. Al-Bashir fue electo Presidente y al-Turabi pasó a ser vocero de la asamblea.
    Habiéndose reconciliado con al-Sadiq al-Mahdi, el 12 de diciembre de 1999 al-Bashir declaró el estado de emergencia, disolvió el Parlamento, y denunció a Hassan al-Turabi por intento de golpe de estado.
    Desde entonces, continuó su Gobierno en solitario hasta enero de 2005, cuando el Gobierno firmó el CPA para poner fin a veinte años de enfrentamientos en el sur del país con el movimiento rebelde SPLM/SPLA. El acuerdo fijaba que el grupo rebelde accediera al poder, como parte del Gobierno de Unidad Nacional. También incluía las elecciones generales que en un principio se programaron para 2009 pero luego se pospusieron a 2010, y en este momento vuelven a estar en stand by tras el acuerdo marco firmado el 23 de febrero entre Jartum y el rebelde Movimiento de Justicia e Igualdad (JEM). Asimismo, el CPA establecía un referéndum en 2011 en el que se votó la independencia de Sudán Sur, concretada el 9 de julio de 2011.
    Por último, el CPA también compromete a todos los niveles de gobierno a respetar los tratados internacionales de derechos humanos de los que forma parte o vaya a formar parte.

    Estrategias represivas
    Al-Bashir ha desarrollado una estrategia calificada por diversas fuentes (ver Voces en contra de la política de al-Bashir) como “paliativa” o incluso como “criminal”, que se basa en sus fuerzas armadas y la limitación de los derechos civiles de la población. Los analistas afirman que el Presidente aplica esta estrategia tanto para reducir los enfrentamientos tribales por los recursos naturales que se producen en la región de Darfur desde 1997, como ante el surgimiento de la guerrilla rebelde en contra de su Gobierno.
    Por el contrario, hay quien rechaza estas acusaciones (ver El apoyo al Gobierno de Sudán) y defiende la acción del Gobierno como medidas justas y acordes a las necesidades de la situación.

    Omar al-Bashir
    Al asumir el poder en 1989, Al-Bashir prohibió todos los partidos políticos, censuró a la prensa, disolvió el Parlamento e implementó la Sharia. Tomó el control como líder del Consejo del Comando Revolucionario para la Salvación Nacional, un cuerpo con poderes legislativos y ejecutivos establecido para dirigir el país.
    En noviembre de 2008 fue acusado por el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, por su actuación en la crisis de Darfur por medio de las fuerzas armadas y las milicias árabes janjaweed contra la población civil, en particular los grupos de personas de etnia fur, massalit y zaghawa. En 2010, agregó el cargo de genocidio acusándolo de tratar de destruir a esos tres grupos étnicos.
    En marzo de 2009  la CPI ordenó su procesamiento y emitió una orden de arresto en su contra que hasta el momento no se ha ejecutado pero obliga a los países firmantes del Estatuto de Roma a detenerle en cuanto pise su territorio.
    Desde entonces, al-Bashir ha trabajado para forjarse el apoyo de la Unión Africana (UA) y la Liga Árabe (LA) con el objetivo de anular o al menos posponer la actuación de la CPI argumentando que al no haber firmado el Estatuto de Roma, ésta no tiene jurisdicción en su país.

    El apoyo al Gobierno de Sudán Del lado del Gobierno se cuentan las opiniones de académicos y otros que rechazan las acusaciones de crímenes de guerra y la denuncia tácita de que el Presidente sudanés haya ordenado atacar a civiles y pauperizar la zona deliberadamente. Es el caso de David Hoile, miembro del European-Sudanese Public Affairs Council, lo justificó de este modo: “El Gobierno ha usado su armada y fuerza aérea en respuesta a la rebelión, ha recurrido también a las ‘Popular Defence Forces’ (Mujahedeen) compuestas de voluntarios locales y nacionales, y ha reclutado soldados entre las tribus locales que lo apoyan políticamente para formar fuerzas irregulares adicionales. También está claro que una variedad de otros grupos armados han estado activos en Darfur en los dos últimos años, como participantes, o sacando tajada en el tumulto (…) Darfur ha tenido históricamente serios problemas con el vandalismo armado, llamado el fenómeno janjaweed, y bandas criminales armadas provenientes de ambos lados de la frontera Chad-Sudán se han sumado al caos”.

    Voces en contra de la política de al-Bashir Numerosas versiones de especialistas, gobiernos y activistas circulan en torno a la situación de marginalidad a la que el Gobierno de Omar al-Bashir habría sometido a Darfur. Asimismo se cuestiona las políticas económicas e internacionales que han llevado al país a una situación crítica. Por ejemplo, las Naciones Unidas y otras entidades defensoras de los derechos humanos denuncian que el Gobierno sudanés no permite el acceso de los observadores a información crucial para determinar la verdadera situación tanto del país como de la región de Darfur, así como las causas que la provocaron. El 4 de abril de 2008, el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon declaraba: "El sufrimiento continuo es tan imperdonable como posible de prevenir, y el potencial para la paz y el progreso es enorme" en Darfur. Y agregaba: “A cuatro años de la primera reunión del Consejo de Seguridad sobre Darfur, la situación sigue siendo grave o peor”. Ki-moon denunció en un comunicado que “como resultado de los ataques continuos perpetrados por las fuerzas armadas [sudanesas] y otros grupos, más de 100 mil civiles se vieron forzados a huir de la violencia en 2008, con la salida de mil personas por día”. Y alertó: “El deterioro de la situación de seguridad dificulta el despliegue de una Misión Hibrida de Unos días después, las Naciones Unidas enfrentaron la cifra de 300 mil muertos por la crisis de Darfur a los 10 mil muertos oficiales reconocidos por el Gobierno Sudanés. Del mismo modo, Human Rights Watch, denunció en su informe sobre los derechos humanos en 2007 que el Gobierno sudanés “tuvo un papel central en el fomento del caos, tanto por continuar con los ataques directos a civiles como por no sujetar las riendas o detener a individuos responsables de abusos”. Allí se dice que en julio de 2007 el gobierno finalmente consintió el despliegue de los observadores y fuerzas de paz UNAMID (enlace a ancla UNAMID en ONU), pero el resto del año “los progresos para el despliegue sufrieron la obstrucción del gobierno sudanés, demoras burocráticas y el paso lento de las contribuciones militares a la fuerza”. Por su parte, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, en su reporte de junio de 2008 sobre el caso abierto por resolución de la ONU, denuncia que “en diciembre, el pueblo de Darfur estaba siendo atacado en sus casas y campos. Fueron atacados en el pasado y están siendo atacados ahora. Personas civiles, en particular los fur, massalit y zaghawa, son el objetivo. Más de 2.5 millones de personas están desplazadas. La destrucción de los medios de vida y la presencia en la vecindad de las villas de las fuerzas del Gobierno sudanés y la milicia janjaweed crean un ambiente hostil dirigido a desalentar los retornos. Los civiles son asesinados, las casas son quemadas o saqueadas, los mercados y escuelas son bombardeados, las mezquitas son destruidas. La tierra, el fundamento de la sociedad, está siendo efectivamente usurpada. Nuevos ocupantes alteran el equilibrio demográfico”. Otros autores internacionales de renombre como Gérard Prunier, los investigadores y activistas Alex De Waal y Eric Reeves, y el periodista del New York Times Nicholas Kristof han denunciado repetidamente el rol criminal del Gobierno de Jartum en la crisis de Darfur.

    Bibliografía

    War in Darfur and the search for peace /
    Global Equity Initiative-Harvard University Press/2007

    Darfur, entre la marginación y la ignorancia /
    Cuadernos del IECAH/2008

    Darfur's Sorrow - A History of Destruction and Genocide /
    Cambridge University Press/2007

    Darfur: The Ambiguous Genocide /
    Hurst & Company/2005

    World Report 2008 - Human Rights Watch /
    HRW/2008

    A long day's Dying - Critical moments in the Darfur Genocide /
    The Key Publishing House Inc./2007

    A quién representan los negociadores de paz de Darfur en Doha /
    Radio Dabanga/2010

    Otros protagonistas de "Gobierno y aliados"

    Gobierno de Darfur

    (Gobierno Transicional compuesto por un presidente y tres gobernadores de los estados de Darfur -norte, sur y oeste-.)

    Gobierno de Sudán

    (Presidente: Omar Hassan al-Bashir, del Partido del Congreso Nacional - NCP. Vicepresidente: Salva Kiir Mayardit, del movimiento rebelde del sur - SPLM/SPLA.)

    Guerrilla chadiana

    (Supuestamente respaldada por Al-Bashir, es una de las partes de la guerra de guerrillas e la que se enfrentan ambos países.)

    Janjaweed

    (Milicias integradas por árabes nómades de Darfur y Chad, acusados de graves crímenes contra la humanidad por la Corte Penal Internacional)
    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de Darfurvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     SUNA

     • Foreign Ministry Summons Western Diplomats to Inform about South Sudan Support to Rebels

     • Joint Sudan and South Sudan Security Committee Submits Recommendations to Defense Ministers of the two Countries

     • Delegation of Burkina Faso acquainted on National Assembly's experience in hosting conferences

     Radio Dabanga

     • Report: North Darfur gold mine conflicts not inter-tribal; Sudan regime behind them

     • Detained women on hunger strike in North Kordofan prison, Sudan

     • Attack on Abu Karshola leaves 411 Sudan soldiers dead: rebels